El objetivo principal que se pretende con este proyecto es volver a poner en valor la edificación preexistente, olvidada y abandonada hasta la fecha.  No solo con la restauración material de la fachada principal (calle Miguel Servet) y la reconstrucción de la fachada trasera (Avda. del Pilar), sino con el “volver a habitar” la edificación para su uso original (casa noble de viviendas).

Seguir leyendo

Tipo de proyecto

Localización

Monzón (Huesca)

Estado

(Diciembre 2017)

Volver al listado

Recuperación histórico-patrimonial.
Situación de límite entre casco antiguo y extensión urbana.
Absorción de las diferencias de cotas entre las calles de acceso.

La estrategia del proyecto nace de los tres condicionantes fundamentales que tiene el emplazamiento, enumerados anteriormente.

La actuación pretende volver a poner en valor la edificación preexistente, no solo como una restauración material de las fachadas, sino como un volver a habilitar la edificación para su uso original entendiendo la esencia de sus elementos y regresándolos al estado de “carga de uso” para el que fueron construidos.

La situación de límite se trata buscando la permeabilidad de éste, generando un nuevo punto de contacto entre la ciudad nueva (Avda. del Pilar) y la antigua (c/Miguel Servet). Esta nueva apertura trata de mejorar la situación de aislamiento de la zona central de la c/ Miguel Servet (patente en la falta de comercio, de viviendas ocupadas,…)

La situación de límite se enfatiza también por la diferencia de cotas que existe entre las calles Miguel Servet y Avda. del Pilar, pues la idea de hacer permeable la edificación al paso de peatones ha de compatibilizarse con este desnivel existente. Para ello, se trata este paso de manera que la dimensión urbana sea adecuada para su buen funcionamiento. Y la secuencia de elementos que lo componen: el pasaje, la plaza (patio, que también da acceso a las viviendas), las gradas (escaleras) y las terrazas (rellanos) perfectamente integrados en la escala urbana de Monzón, reforzando la idea de continuidad del espacio urbano y, por tanto, también la de permeabilidad del límite.

Otro aspecto que se tuvo en gran consideración a nivel proyectual fue la puesta en valor de las fachadas protegidas. De esta manera, se mantiene la esencia espacial de la casa noble, recuperando el acceso principal como entrada pública y manteniendo la posición relativa de los forjados frente a fachada, conservando así las propiedades espaciales (altura, volumen,…) de los espacios vinculados directamente a los huecos de fachada. Las nuevas fachadas que forman parte del conjunto edificado se diseñan como una actuación de fondo, tratando de poner en valor lo extraordinario (las fachadas catalogadas).