El trabajo consistió en proyectar un edificio plurifamiliar de 23 viviendas que debía integrarse dentro de un área de reciente desarrollo, creando viviendas plurifamiliares con grandes posibilidades de uso y con plantas bajas y áticos de gran utilidad.

Seguir leyendo

Tipo de proyecto

Localización

Monzón (Huesca)

Estado

(Octubre 2016)

Volver al listado

23 viviendas.
Un proyecto de integración.

El encargo consistió en proyectar un edificio plurifamiliar de 23 viviendas que debía integrarse dentro de un área de reciente desarrollo comprendida por dos edificios residenciales Azucarera I y II, el hotel Mas Monzón y el entorno urbanizado de la calle Francisco Tomás y Valiente y la calle Gutiérrez Mellado.

Además, debíamos incorporar al complejo urbanístico existente un sistema de garaje y una zona verde comunitaria. Por todo ello, entendimos que la estrategia de proyecto debía ser una solución de continuidad por lo que consideramos los elementos ya empleamos y los reimplantamos en la nueva edificación.

Por un lado, proyectamos un cuerpo principal formado por las plantas de vivienda en prisma rectangular, de máxima superficie de planta, según alineaciones y edificabilidad permitida.

Además, en la composición de sus caras exteriores seguimos el lenguaje de los edificios previos del complejo: alternancia de paños “sólidos” con aberturas, que corresponden a estancias menores, y paños “huecos” formados por grandes balcones, con fachada practicable de vidrio que corresponde a las salas de estar.

Por último, diseñamos la planta baja y ático como plantas “libres” de ataduras
geométricas, de forma que se mueven bajo y sobre el cuerpo prismático principal, desalineándose, generando porches y terrazas. Esta libertad de modificar alineaciones, nos permite en planta baja diferenciar zaguanes y locales comerciales, y en la planta ático, separar terrazas e integrar las escaleras exteriores de los áticos.

Para las viviendas optamos por centralizar todas las distribuciones en un recibidor de grandes dimensiones que relacionara, mediante un movimiento circular, tres-cuatro piezas: cocina, zona de comer, salón y recibidor, de forma que desde cada pieza se acceda a dos contiguas y de uso complementario.

Finalmente, diseñamos unas piezas semi-exteriores profundas (balcón y galería), de forma que permitiesen tener varias posibilidades de uso y, por dimensiones, ser tratadas como piezas relevantes en la vivienda.

Así, creamos viviendas plurifamiliares con grandes posibilidades de uso y con plantas bajas y áticos de gran utilidad.